Cómo conservar el queso. Tienda de productos premium

cómo conservar el queso

El queso tiene múltiples propiedades y beneficios para la salud.  El queso es uno de nuestros alimentos de calidad premium que ofrecemos en nuestra tienda de productos premium sostenibles extremeños, Deheseo. Pero, ¿cómo conservar el queso en buen estado? ¿Cómo evitar que le salga moho? En este artículo de Deheseo te lo contamos.

La evolución del queso- tienda de productos premium

El queso no es que se ponga malo en sí, sino que el queso evoluciona. Por ello hemos de conocer cuál es su proceso de evolución y cómo afecta el paso del tiempo a la vida útil del queso y en general, a los productos fermentados. Para empezar, un producto fermentado es aquel que se acidifica por la existencia de bacterias vivas que provocan esto. Estas bacterias están constantemente actuando y haciendo que el producto evolucione.

La mayoría de alimentos (incluidos la leche o el queso fresco, que no son productos fermentados) se consideran ‘’no aptos para el consumo’’ cuando se inicia en ellos un proceso de acidificación, vinculado a la aparición de bacterias en el alimento, que deteriora la estructura molecular del alimento. Sin embargo, en el caso del queso, que también es fermentado, esa actividad bacteriana ya se ha dado y ha sido necesaria para su elaboración siguiendo activa durante la vida del alimento, haciendo que el queso esté en constante cambio. El queso va desarrollando nuevas texturas y aromas a lo largo de su evolución gracias a la actividad de estas bacterias.

El queso puede dar lugar al riesgo de crecimiento de patógenos que sucede en muchos alimentos y que da lugar a la necesidad de establecer una ‘’fecha de caducidad’’. En el caso del queso es improbable (o mucho más tardía), pues los niveles de acidez  actúan como barrera inhibitoria. El consumo del queso se podría decir que es preferente, vinculado a la evolución del queso y el sabor y aroma de cada fase.

Cómo conservar el queso en buen estado en casa- productos premium

Es complicado saber las condiciones de temperatura y humedad existentes en las cámaras de maduración de la quesería. Es por ello, que en casa se vuelve difícil conocer el proceso y el queso empieza a sufrir: en la nevera el frío lo seca y fuera de la nevera, la temperatura elevada y luz solar afectan directamente al sabor y textura del queso.

Lo ideal es comprar el queso que vayamos a consumir en los próximos siete-diez días, dependiendo del tipo de queso. Podemos seguir consumiendo el queso pasado ese tiempo. Sin embargo, hay que saber que las cualidades de sabor y textura ya no serán las mismas. En cuanto abandona su oasis de temperatura y humedad controladas, el queso empieza a decaer. Es por eso que en casa, tenemos que intentar estar lo más cerca posible de las condiciones óptimas de las queserías o lugares adecuados para la conservación del queso. Podemos experimentar en casa y conservarlo y ver cómo empieza a cambiar con el paso del tiempo, para así conocer su exacta evolución.

¿Cuándo no se puede consumir el queso?

Para que el queso ya no sea apto para el consumo ha tenido que pasar mucho, o haber sido conservado a unas condiciones tan poco óptimas que hayan promovido el comienzo de un proceso de putrefacción no controlada que resultase perjudicial para la salud. Sin embargo, antes de llegar a eso, la apreciación, la vista y el gusto, son buenos indicadores para indicar que algo no va bien. Cuando nos resultan desagradables estos factores y cualidades y no son como cuándo se compró el queso, es que está el queso en mal estado.

Aprende a cómo conservar el queso con Deheseo.

En Deheseo, tienda de productos premium sostenibles extremeños, vendemos quesos de gran calidad y sabor. Aparte de quesos, vendemos otros productos que puedes ver en nuestra web.

Mi carrito0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0